DOCENTE DE INSTITUTO CARRIÓN EXPLICÓ POR QUE LAS PRUEBAS RÁPIDAS DE COVID-19 NO SON DEL TODO SEGURAS

Oswaldo Espinoza Medina, químico farmacéutico docente del Programa de Estudio de Farmacia Técnica del Instituto de Educación Superior Daniel Alcides Carrión, explicó que, a diferencia de las pruebas moleculares, las pruebas rápidas no detectan el genoma del virus, sino más bien la respuesta del cuerpo frente a la presencia del virus. Esto en alusión a la COVID-19.

Oswaldo Espinoza hizo esta explicación en el espacio digital “Carrión Conecta” que se trasmite a través del Facebook Live del Instituto Carrión. En su participación, informó que de acuerdo a las investigaciones que hasta ahora se han hecho y las instituciones que evalúan estos estudios, no hay un acuerdo completo en cuanto a la seguridad de uso de estas pruebas.

“Estas pruebas no deberían ser empleadas con fines de apoyo de diagnóstico porque resultan poco confiables y la estrategia que se diseñen pueden estar mal orientadas; sin embargo, pueden encontrar valor en otros campos, por ejemplo en los estudios epidemiológicos, en el seguimiento de la expansión de los sujetos que se han contaminado pero que no son sintomáticos, ahí encuentra valor la aplicación de estas pruebas”, afirmó.

Espinoza sostuvo que las pruebas rápidas no son útiles en los diagnósticos de infección activa por dos razones que tienen que ver  con la cualidad propia de las pruebas. “Una de ellas es la sensibilidad y la otra la especificidad. La sensibilidad evalúa la capacidad de encontrar casos positivos, mientras que la especificidad detecta los casos negativos”, señaló.

“Las pruebas rápidas no son seguras para diagnósticos precoces y tampoco para diagnóstico de enfermedad activa, pero si te pueden dar información sobre posiciones pasadas, esto se va a materializar no solo al momento de interpretar la prueba sino de materializar la prueba”, añadió.

El químico farmacéutico del Instituto Carrión indicó que las pruebas  rápidas pueden ser útiles si se aplica convenientemente. “Por ejemplo, no son útiles para el diagnóstico pero pueden apoyar el diagnóstico después de los 15 días o en la investigación de pacientes que no son sintomáticos, pero que ya han pasado semanas y han elaborado anticuerpos protectores o neutralizantes del virus”, comentó.

“Las pruebas rápidas o serológicas lo que evalúan es la respuesta del cuerpo frente a la infección y es por eso que no se puede usar para realizar diagnósticos actuales, presentes, pero si para evaluar pacientes convalecientes o que han tenido infecciones pasadas, eso corre a cargo de la interpretación de los profesionales de la salud”, sostuvo.

“Las pruebas rápidas o serológicas lo que evalúan es la respuesta del cuerpo frente a la infección”, afirma docente del Instituto Carrión.

QF Oswaldo Espinoza Medina, docente del Programa de Estudio de Farmacia Técnica, explicó por qué las pruebas rápidas no detectan el genoma del virus.

Comparte