EN EL DÍA INTERNACIONAL DEL ADULTO MAYOR, TE ORIENTAMOS SOBRE CÓMO CUIDARLO

El 1 de octubre se celebra el Día Internacional del Adulto Mayor, fecha instituida por la Asamblea General de las Naciones Unidas, por Resolución 45/106, con el propósito de concientizar a la población sobre la importancia de los adultos mayores en la sociedad y hacer respetar sus derechos.

Se estima que durante las próximas tres décadas el número de adultos mayores aumente a más del doble, llegando a más de 1500 millones de personas en 2050. El 80 % de ellos vivirá en países de ingresos bajos y medianos por lo que urge crear las condiciones básicas para ofrecerles calidad de vida y los cuidados propios de su edad.

En tiempos de pandemia como el que vivimos debido a la enfermedad por coronavirus (COVID-19), los adultos mayores son los más vulnerables, por lo que hay tener especial cuidado en su atención, a fin de que puedan disfrutar de una buena salud física y emocional.

Con el paso de los años, la piel de las personas mayores se vuelve cada vez más frágil, más seca y menos elástica, por lo que se requiere de limpieza e hidratación diaria, tanto en adultos mayores sanos como en enfermos. Para mantener la hidratación de su cuerpo es aconsejable usar cremas de acuerdo a su tipo de piel.

Asimismo, se debe evitar el uso de agua muy fría o muy caliente al momento de realizar el aseo, utilizar jabones neutros como el de glicerina, evitar largas exposiciones al sol y usar protección solar. Es recomendable que beban dos litros de agua al día para mantener una buena hidratación. Además, su ropa debe ser de algodón para que no irrite su piel.

En cuanto a su alimentación, es importante que tengan una dieta equilibrada que les permita desarrollar sus actividades diarias y mantener un buen estado de salud. Se recomienda la ingesta de pescado, carnes blancas, aceite de oliva, legumbres, frutas y verduras. La última comida que consuman debe ser antes de las 7:00 p.m. para que pueda dormir tranquilo.

Para que tengan un sueño de calidad, es importante que se acuesten y se levanten todos los días a la misma hora. Eviten tomar té o café antes de irse a dormir. No ir a la cama recién cenando, tampoco mantener conversaciones emotivas. No ver programas de televisión que lo puedan poner nervioso. Es mejor que realicen actividades relajantes como leer, escuchar música y rezar.

Los adultos mayores están expuestos a muchos riesgos, de acuerdo a su estado físico y psíquico. Una de los peligros más comunes son las caídas ya que tienden a perder el equilibrio, tienen mayor dificultad para movilizarse y problemas de visión, por lo que es aconsejable que las escaleras, baño, cocina y dormitorio tengan una buena iluminación.

También se recomienda no dejar objetos en el suelo. Evitar que las mascotas se acerquen a ellos mientras se desplazan. Reparar mobiliarios y utensilios poco estables. Agregar pasamanos en escaleras, baños y pasillos. Utilizar alfombras antideslizantes. Los baños y las camas no deben ser bajos. Los cables eléctricos deben apegarse a las paredes. Y si su marcha es inestable debe utilizar bastón o andador.

En esta etapa de la vida es fundamental el cariño y el acompañamiento de la familia a fin de preservar su salud mental. Respetar sus costumbres y rutina diarias contribuirá a que se sientan útiles. Podemos pedirles ayuda para tareas puntuales que pueden realizar sin problema, esto hará que se sientan queridos y que mejore su estado de ánimo. Es importante que nuestros ancianos sepan lo importante que son en nuestras vidas y en la formación de la identidad familiar.

Una buena salud física y emocional contribuirá a que las personas de la tercera edad tengan una mejor calidad de vida.

Una dieta equilibrada les permita desarrollar sus actividades diarias y mantener un buen estado de salud.

El acompañamiento de la familia es importante durante la etapa de envejecimiento.

Comparte